¿Por qué realizar factoring?

El factoring se ha consolidado como una de las herramientas de financiamiento preferidas por las empresas dados los grandes beneficios que entrega, permitiéndole a los emprendedores desarrollarse, potenciar sus oportunidades de negocio y cumplir con sus compromisos a tiempo.

¿Por qué realizar factoring?

Gran parte de las empresas, especialmente las nuevas, tienen dificultades al obtener liquidez para realizar sus actividades normales como pagar sueldos, realizar inversiones o financiar proyectos. El factoring, al ser una opción de financiamiento rápida y fácilmente asequible, permite a los emprendedores despreocuparse de las facturas a plazo, haciendo más simples las operaciones normales de la empresa.

Algunos de las principales ventajas del factoring son:

  • Entrega un rápido acceso a liquidez para tu empresa. En Todo Factoring entregamos un servicio expedito, permitiéndote olvidarte de los pagos a 30, 60 o más días.
  • No se registra como deuda en el sistema financiero. Al ser un método alternativo para obtener liquidez, se pueden optar por otras fuentes de financiamiento.
  • Reducción de costos de administración. En Todo Factoring nos encargamos de realizar los trámites de cobranzas, asegurándote tu tranquilidad y ahorrándote tiempo y recursos.
  • Más conveniente. Al no estar afecto al impuesto de timbre y estampillas, como los créditos, reduce los costos del financiamiento.
  • Atención personalizada y de calidad. En Todo Factoring estamos comprometidos con el desarrollo de tu empresa, buscando entregar siempre el mejor servicio.
  • Apto para todo tipo de empresas. El factoring es ideal para cualquier empresa, incluso aquellas que recién comienzan o tienen morosidad en el sistema financiero.

Como empresa estamos preocupados de entregar una atención rápida, sencilla y de excelencia porque estamos comprometidos con el desarrollo de tu empresa, sin importar su antigüedad o antecedentes comerciales. Además, ofrecemos asistencia e información en línea, con cuentas claras para que no tengas que preocuparte por detalles.

¡Obtén avances de tus facturas, libera tu efectivo, activa tu negocio!

¿Cuánto sabes de factoring?

El factoring suele ser una práctica poco conocida, excepto para quienes participan activamente en finanzas. Durante las últimas décadas, el factoring se ha consolidado como una herramienta importante en el desarrollo de las actividades normales de una empresa.

¿Qué es el factoring?

En simples palabras, el factoring es una alternativa de financiamiento que permite a las pequeñas y medianas empresas obtener solvencia inmediata, con el fin de utilizarlo como capital de trabajo y/o cumplir con sus compromisos financieros y tributarios.

Esta herramienta es ideal para cualquier tipo de empresa puesto que permite el pago de facturas, facilita la inversión, el financiamiento de campañas comerciales y un sinfín de posibilidades que contribuyen a potenciar los negocios.

Además, al realizar factoring las empresas externalizan la gestión de cobranza de sus facturas cedidas, disminuyendo así su trabajo administrativo y enfocarse en lo que realmente importa.

¿Cuáles son los mitos del factoring?

Existe una serie de confusiones con respecto al funcionamiento y objetivos del factoring. Algunas de ellos son:

Mito: “Al factoring no le interesa realizar una cobranza eficiente porque mientras más se demoran en pagar los deudores, más gana la empresa”.

El factoring obtiene ganancias al poner fondos en distintos clientes, diversificando el riesgo. Al dilatar la cobranza, se impide la rotación de dinero y el servicio se vuelve ineficiente.

Mito: “Las empresas nuevas no pueden realizar factoring”.

La evaluación se centra en la empresa deudora, por lo que la antigüedad de la empresa emisora no es determinante.

¿Cómo se realiza el proceso de factoring?

El factoring es un proceso simple y se puede resumir en tres pasos:

  1. Confirmación de la factura con el deudor
  2. Solicitud y análisis de antecedentes
  3. Firma de contrato (para clientes nuevos) y transferencia de dinero. Este proceso se agiliza en la medida en que el cliente opera con el mismo deudor.

Actualmente el factoring es uno de los recursos más empleados por las empresas, particularmente en nuestro país, dado que entrega las facilidades para cumplir con sus obligaciones, consolidándose como una alternativa viable de desarrollo para las empresas.