Factoring versus Cobranza

El factoring es una alternativa de financiamiento que permite a las pequeñas y medianas empresas obtener dinero de manera rápida y sencilla, otorgándoles liquidez inmediata para cumplir con sus compromisos comerciales y potenciar su desarrollo; además de muchos otros beneficios.

Cobrar es tan importante como vender

Una de las principales ventajas de realizar factoring es que permite reducir costos a la empresa que hace uso del servicio, especialmente los molestos gastos administrativos que implica la cobranza de las facturas. Al traspasar los trámites de cobranza a la empresa de factoring, se puede ahorrar tiempo y recursos al evitar los gastos asociados al cobro y seguimiento de este, permitiendo invertir también en otros aspectos que contribuyan al desarrollo de tu negocio. De esta forma, la empresa que presta el servicio se encarga de realizar todos los trámites pertinentes para asegurar el retorno del dinero.

En este sentido, para cualquier empresa es igual de importante tanto cobrar como vender. Al cobrar las facturas pendientes, se activa el flujo de dinero y la empresa puede disponer del dinero para los fines que estime convenientes. Si no se concreta el cobro, el emprendimiento debe acudir a diversas formas de financiamiento para cubrir sus compromisos y obligaciones, las que muchas veces implican acudir a los créditos bancarios y su conocido papeleo.

Desde Todo Factoring ofrecemos un servicio de calidad, procurando establecer una cobranza oportuna y efectiva para que nunca más tengas que preocuparte de las facturas a plazo y su seguimiento, facilitándote así la liquidez necesaria para realizar todos los proyectos que permitan crecer a tu empresa. ¡No olvides que el cobro es también parte de la venta!